Venturas y Desventuras de una Carcoliti

22.10.04

Forcemos la dimisión de Trillo y Zaplana

El espectáculo de ayer del Congreso de los Diputados es más que revelador sobre la catadura moral de los que supuestamente trabajan por los derechos de los ciudadanos. El tema del Yak 42 va más allá de ser de derechas o de izquierdas, atañe a todo aquel que tenga un mínimo de humanidad. Ante el dolor que causa la muerte de los militares a sus familiares y al resto de los ciudadano por las condiciones en la que ésta les llegó, lo mínimo que se pide es caridad y humildad, pero no cristianas, que ésas son las que gastan Trillo y Zaplana y ya vemos cómo son..., sino simplemente humana. Sinceramente, desde que se empezó a saber hace ya unos meses los fallos que se comentieron en este asunto, lo más acertado hubiera sido aceptar la metedura de pata, si se quiere echando la culpa a la dejazdez de las gestiones administrativas (la misma que deja sueltos a presos peligrosos...), etc... Pero el orgullo y la rabia del PP, que todavía no acepta haber dejado el poder, ha vuelto a echar más piedras sobre la supuesta regeneración del partido de Génova. Con actitudes así, no van a remontar el vuelo tan pronto como podría ser (no olvidemos que tienen muchos ciudadanos que les votaron). Esa actitud, junto con las risitas del Sr. Zaplana en pleno debate del Yak, no hace sino que se busquen enemigos hasta en sus propios votantes que están escandalizados con sus últimos espectáculos, que poco a poco están haciendo que olviden los logros de su gestión en el gobierno.
Seamos de derechas, izquierdas, nacionalistas varios y centros... no debemos consentir que haya políticos como Trillo y Zaplana en el Congreso, que pese a las pruebas incontestables del Sr. Bono (no son suyas, son documentos oficiales del Ministerio de Defensa), no dudaron ni un momento en, para salvar su honor (¿honor de qué?) , son capaces de mentir cruelmente ante los familiares de las víctimas que acudieron al Congreso. ¿Nos conformamos con tener políticos así en el Congreso, sean de la tendencia que sean? Creo que igual que la ciudadanía de todas las ideologías se movilizó para protestar contra la guerra, deberíamos movilizarnos igualmente para exigir las dimisiones de esos dos personajillos que ensucian el Congreso. La política no sólo la hacen los políticos, los ciudadanos tenemos una altísima responsabilidad a la hora de exigir a nuestros representantes que se comporten dignamente. No olvidemos que las listas de los partidos son cerradas, nosotros no votamos a los diputados directamente sino que se nos imponen.
La
Asociación de Familiares de víctimas del Yak 42 han decidido denunciar penalmente a Trillo, pero para ello, él debe perder su condición de aforado, privilegio que tiene por ser diputado. Por eso no dimite, porque le da pánico ser juzgado. Ayudemos a los familiares a forzar su dimisión, para que pueda rendir sus cuentas ante la justicia como cualquier otro ciudadano.